¿Cómo puedo acompañar a un ser querido que está pasando por un duelo?

La muerte de una persona cercana o querida es una situación que inevitablemente conlleva dolor y tristeza.

Para muchas personas que han vivido una pérdida, es fundamental buscar un espacio de contención con personas cercanas con las que puedan compartir esa pena y ese dolor, poder hablar de la persona a la que perdieron y extrañan, recordando momentos, experiencias, aprendizajes o historias que hayan vivido con ese ser querido al que hoy no tienen a su lado.

Como forma de ayudar, más que esperar que la persona deje de sufrir o de extrañar a la persona que ha perdido, debemos enfocarnos en que podamos ayudar al otro a que pueda aceptar la pérdida y aprender a convivir con ella. 

Estos son algunos consejos que pueden servirte para acompañar a esta persona en su proceso de duelo:

Ofrecer nuestra ayuda para cosas prácticas:

Ayudar con trámites o asuntos legales que tengan que ver con el fallecimiento o que puedan alivianar el trabajo de la persona en ese momento, como ayudar con la comida, los hij@s, hacer compras, llamar a alguien, etc.

Pregúntale en qué puedes ayudar

Estar presente y acompañar:

Acompaña desde la empatía y de forma auténtica, no solo por cumplir.

Se amable, ofrece un abrazo o contacto físico en caso de que la persona lo quiera, siempre respetando sus espacios personales. 

Ten paciencia con esa persona, recuerda que está pasando por un momento de dolor.

Escucha de forma activa:

No es necesario decir mucho, en realidad, más que hacerte escuchar, la persona puede necesitar que seas tú quien escuche. Busca generar un espacio de contención en el que la persona se sienta cómoda para expresarse y hablar de lo que siente, o simplemente para llorar si es lo que necesita en ese momento.

Acepta y respeta los momentos de silencio:

No presiones a la persona a hablar de lo que siente. Deja que sea ella quien decida lo que necesita en ese momento. Recuerda que el lenguaje no verbal también es importante en estas situaciones.

No hagas juicios sobre lo que la persona está sintiendo:

Cada persona es diferente, y la forma de procesar una pérdida tiene un ritmo distinto y una forma distinta para cada un@. Por eso, no compares tus experiencias con las suyas, ni minimices su dolor comparándolo con el de alguien más.

Ayuda a la persona a mantener hábitos saludables:

Fomenta su cuidado personal, especialmente en temas como su alimentación, descanso, higiene, etc.

Alimenta sus recuerdos:

Permitele a la persona sentir que puede traer recuerdos positivos del ser querido a quien perdió. Hablen sobre sus recuerdos e historias, en caso de que la persona así lo quiera.

Una persona que pasa por un luto naturalmente tendrá días en los que sentirá mayor malestar, y durante días o semanas su vida cotidiana podría verse afectada por la situación. 

En la mayoría de los casos la intensidad de este malestar disminuye con el tiempo, pero siempre es importante ser conscientes de que si esta persona desarrolla complicaciones para volver a su vida cotidiana y tanto su salud física como su salud mental se ven afectadas por el duelo, acompaña a la persona en la búsqueda de ayuda profesional especializada.

Estamos para apoyarte

Amülen © 2022 Todos los derechos reservados
phone-handset linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram