¿Qué es un chequeo emocional y cómo puedo incluirlo en mi vida?

Cuando aprendemos a identificar lo que sentimos y hacemos un chequeo o escaneo emocional podemos conocernos mejor y tomar consciencia de esas emociones que nos pueden hacer sentir malestar.

Aprender a practicar el hacernos conscientes de nuestro cuerpo y de cómo nos estamos sintiendo puede ayudarnos a prevenir el aumento repentino de ansiedad, los pensamientos rumiantes o repetitivos que se pueden ir de nuestro control y/o regular la sensación de miedo. 

El problema es que muchas veces es la forma en que notamos cómo nos sentimos la que puede estar causando el malestar. Por eso, hoy queremos mostrarte una diferencia entre dos tipos de chequeo emocional:

Muchas personas creen que un chequeo emocional es estar completamente enfocad@ en las sensaciones de tu cuerpo, el malestar y los pensamientos. 

Pelear contra esas emociones y sentimientos puede hacerte sentir que tu cuerpo te está decepcionando y que hay algo mal contigo, y eso a su vez te puede hacer sentir mayor malestar y llevarte a sentir más ansiedad y/o miedo. El miedo y la pelea interna causa mayor malestar en vez de ayudarte a solucionarlo.

Una manera de chequear cómo nos sentimos es:

Tomarte el tiempo de aceptar que estos momentos y experiencias son parte de nuestra existencia como seres humanos. Preguntarte qué podría ser lo que te está haciendo sentir ese malestar, y al mismo tiempo ayudarte a ti mism@ a probar y descubrir una solución para darte bienestar en ese momento. 

Permite, reconoce, valida y acepta lo que tu cuerpo puede estar necesitando y sintiendo. Descubre de dónde proviene la necesidad y dale un sentido, una solución y prevención. No luches contra lo que estás sintiendo.

A veces, podemos estar viviendo una situación que nos está haciendo sentir malestar y podemos ponernos en una postura negativa. Vivimos en una sociedad en la que está tan normalizado el estrés, el sentir malestar y vivir en estado de alerta, estamos tan acostumbrad@s a vivir evadiendo las emociones en vez de sentirlas y aceptarlas, que al final en vez de tomarnos el tiempo de sentir y sanar estamos acomulando y sintiendo cada día más presiones, lo que puede traer consecuencias negativas no solo a nuestra salud mental, si no también a nuestra salud física.

¿Qué puedes hacer al respecto?

Primero, nota cómo te estás sintiendo, si estás sintiendo ansiedad o estrés. Haz de la práctica del escaneo o chequeo emocional algo regular en tu rutina.

  • ¿Me siento estresad@? Me tomo una pausa y luego continúo
  • ¿Siento tensión en alguna parte de mi cuerpo? Inhalo profundo y al exhalar relajo. Mantengo una respiración consciente.
  • ¿Estoy respirando entrecortado? Me tomo unos minutos para enfocarme solamente en respirar de manera consciente.
  • ¿Estoy evitando sentir una emoción? Escribo lo que estoy sintiendo, me permito liberar y sanar esa emoción.
  • ¿Mi diálogo interno es negativo o positivo en este momento? Me hablo con cariño y compasión.
  • ¿Estoy viéndome enfrentad@ a una situación estresante? Pido ayuda si es necesario.
  • ¿Llevo mucho tiempo sin moverme? Cambio de posición, estiro mi cuerpo.
  • ¿Estoy cansad@? Me preocupo de ir a dormir temprano.
  • ¿Me he hidratado lo suficiente? Tomo agua y noto como mi cuerpo la agradece.

Enfocarnos en alguna posible causa y aceptar que somos seres humanos pasando por un periodo de crisis es una forma de tomar el control de nuestra salud mental, buscando solucionar y prevenir el malestar que pueda estar apareciendo.

Si quieres saber más sobre diversos temas de salud mental, síguenos en Instagram como @centroamulen y en Facebook como Centro Amülen. Y si tienes alguna pregunta sobre nuestros servicios de psicoterapia o quieres saber más sobre cómo trabajamos, escríbenos a contacto@centroamulen.cl o al +56957921472.

Estamos para apoyarte

Amülen © 2022 Todos los derechos reservados
phone-handset linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram