Riesgos asociados al consumo episódico excesivo de alcohol

El consumo de alcohol es una creciente problemática en la población chilena, desde un consumo temprano en edad hasta los altos índices de cantidad de consumo por individuo. Se ha visto a lo largo de diversos estudios del tema, que el consumo excesivo de alcohol es una práctica que puede derivar en riesgos para la salud, tales como la dependencia o adicción, estados de ánimo negativos, problemas de conducta y al mismo tiempo presenta altas tasas de mortalidad. 

El alcohol es una sustancia psicoactiva que se hace parte del grupo de depresores del sistema nervioso central, esto quiere decir, que al consumirlo podemos notar una disminución del estado de conciencia, también de nuestra capacidad de respuesta a la estimulación a través de los sentidos y una disminución de nuestro funcionamiento cognitivo. Mientras más consumimos, mayor es el efecto depresor.

De acuerdo a las organizaciones internacionales, existen diversas categorías para el consumo de esta sustancia. En particular, el consumo episódico excesivo de alcohol o “binge drinking” se refiere a una sesión de beber en la que se consume al menos 60g de alcohol, cantidad que supera la media de consumo de la población chilena. 

Se ha estudiado, que episodios de consumo episódico tienden a relacionarse con un menor desempeño de las funciones ejecutivas, estas son habilidades que tienen como meta cumplir fines específicos, por lo que nos permiten generar, ejecutar, supervisar y evaluar nuestras conductas. Esto sucede posterior al episodio de “binge”, por lo que se ve influida nuestra capacidad de llevar a cabo planes. 

Asimismo, el efecto depresor en términos de sistema nervioso central, puede también prolongarse hacia una disminución de nuestro estado de ánimo, al verse comprometida nuestra capacidad de sentir y de pensar (cognición) puede presentarse una dificultad para procesar emociones y situaciones, por lo tanto, nuestro tono emocional puede tender al polo de la tristeza o indiferencia. 

Debido a lo anterior, es importante consumir de una manera responsable que resguarde nuestra integridad física y psicológica, extendiendo los tiempos entre una bebida y otra, disminuyendo la cantidad de tragos y también disminuyendo la cantidad de episodios en los cuales se consume alcohol. De esta manera, nos responsabilizamos de nuestra conducta de consumo y nos protegemos de los efectos adversos que pueden presentarse en casos de ingesta excesiva.

Estamos para apoyarte

Amülen © 2022 Todos los derechos reservados
phone-handset linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram